Las Mujeres con Discapacidad y su Sexualidad

Escrito por Super User el . Publicado en Blog

El pasado 24 de mayo de 2013, el Instituto Canario de Igualdad en colaboración con el Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres y la Unidad de Igualdad de la Universidad de La Laguna  dedicaron una intensa jornada a las Mujeres con discapacidad y sexualidad. Todo un acierto puesto que existe una imperante necesidad de hacer visible la realidad de estas mujeres y, todavía más, de cambiar la percepción de la sociedad hacia ellas dado que estas mujeres están más excluidas, si cabe, de la realidad cotidiana. Esto es así  porque ni salen en los medios de comunicación, ni están en las películas que habitualmente vemos, ni los programas documentales tratan de ellas ni en el imaginario colectivo están presentes como, por ejemplo, protagonistas literarias y, mucho menos, protagonizan series de gran audiencia.

Su invisibilidad es tal que se hace necesario hurgar en los datos y estos nos dicen que el 9% de la población española (algo así como más de tres millones y medio de personas) padece algún tipo de discapacidad y que de esa población, el 58% son mujeres.

Así es que, conectando esas cantidades y redondeando cifras, se me ocurren,  de momento, dos conclusiones muy interesantes: que hay más mujeres que hombres con discapacidad y que el número de esas mujeres se va acercando a los dos millones. Entonces, la cuestión es: ¿dos millones son muchas o pocas mujeres? Pues verán, depende. En el mar de las frías estadísticas, apenas unas gotas; en la insensibilidad para con las mujeres de una sociedad patriarcal y desigual, no son nada; en cambio, en la vida cotidiana, en las redes de mujeres, en la sucesión de dos millones de nombres de mujer con sus dos apellidos y sus familias, en eso, si que  son muchas.

Mujeres y Ciencia que miran al futuro

Escrito por Super User el . Publicado en Blog

Son estos malos tiempos para la ciencia y aun peores, si me apuran, para la igualdad pero ¿quién puede poner puertas al campo de la vocación?

Porque vocación es la de las comisarias de la exposición itinerante Mujer y Ciencia. 13 nombres para cambiar el mundo, quienes a través de la Cátedra Tomás Pascual Sanz -CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana) y con la colaboración de la FECyT  se propusieron organizar la visibilidad de las mujeres en la ciencia. "¿Cómo lo hacemos?, ¿Qué criterios seguimos? ¿Cómo las elegimos?" Estas y muchas otras preguntas se plantearon Mª Amor Barros del Río y Chitina Moreno Torres, las comisarias encargadas de hacer itinerar esta exposición por la geografía nacional. La solución a sus muchos interrogantes se resolvió a través de una palabra clave: vocación. Decidieron buscar a un grupo de mujeres y seleccionar de entre ellas  (porque hay muchas, muchísimas) aquellas que destacaran por su vocación por el saber, entendiendo esto último como aquello que hace el ser humano para y por el resto de la humanidad. Así es que trece mujeres, despojadas de su ropa de trabajo, y desde sus respectivas disciplinas, se muestran tal y como son desde sus propias fotografías impresas en papel cartón o desde un dvd que, sin pereza, va narrando la realidad cotidiana de la ciencia hecha por estas mujeres y que ha ido acompañando a esta exposición. Una exposición que insiste en que la ciencia deja de serlo si no tiene aplicación en el bien común. Y quizás, el mejor regalo para el espectador son las frases que sirven de pie a cada foto, como la de la antropóloga Hayat Zirari, No habrá democracia real hasta que hombres y mujeres disfruten de los mismos derechos, palabras llenas de compromiso y de vocación donde las haya.

Las mujeres seguimos sin tener palabra

Escrito por Super User el . Publicado en Blog

En este mundo del siglo XXI las mayoría de las mujeres  siguen en el mismo e idéntico lugar en que estuvieron las del siglo XV aunque, bien es verdad,   en otras pocas sociedades, las mujeres hemos logrado acotar nuestros espacios, hacer oir nuestras voces y conquistar lo que por derecho ya era nuestro.

Sin embargo, lo cierto es que las mujeres seguimos sin tener palabra y he aquí la piedra de toque de toda esta cuestión. De hecho, en un artículo de prensa publicado la semana pasada, Miguel Lorente Acosta, experto en violencia de género, y exdelegado de gobierno contra la violencia de género) hacía esta gran reflexión:

"...ni la sociedad ni la cultura han creado una expresión como lo han hecho con los hombres: palabra de  hombre, para así darle trascendencia a su voz con la simple referencia a su ser y a su origen: ser hombre.

    Pero es que el asunto va más allá puesto que no es sólo que las mujeres no tengamos palabra sino que la cultura y la lengua a la que representamos nos ha calificado y encerrado en etiquetas inamovibles del tipo: mentirosa, perversa, manipuladora, traidora… y, curiosamente, para estas palabras no se suelen, apenas, utilizar ese comodín tan traído y llevado y, a ultranza defendido, que resulta ser el masculino genérico.

La incidencia en el adjetivo femenino es una marca más de desigualdad, que se hace palpable en ese axioma de que no existe la palabra de mujer como existe la palabra de hombre. Esta realidad,  que las  mujeres sigamos sin tener palabra , es uno de los grandes problemas de nuestras sociedades. Se nos ha hecho creer que tenemos voz y voto, se nos ha dicho que podremos tener trabajo y medios de subsistencia. Se nos ha dicho que podemos ser científicas. Pero ¿ qué significa esto si no tenemos una verdadera autonomía y no se nos reconocen todos y cada uno de nuestros derechos?

8 de Marzo: Día Internacional de las Mujeres

Escrito por Super User el . Publicado en Blog

Estamos, un año más, celebrando el día 8 de marzo. En esta ocasión, el IUEM se suma a este Día Internacional de las Mujeres, apoyando la lectura del manifiesto del 8 de marzo de la red de unidades de Igualdad de Género que organiza la Unidad de Igualdad de la Universidad de La Laguna.

La opinión de quien estas líneas escribe es que la igualdad es un horizonte a conquistar, un horizonte que representa una sociedad mejor pero es un horizonte que, desde este mismo lugar en el que estamos,  hay personas que  no lo ven, otras, lo intuyen, otras aciertan a verlo a cierta distancia y otras - concretamente quienes constituyen el movimiento feminista-  llevan muchos año oteándolo. Es decir, observándolo desde un punto de vista alto y -convencido como está dicho movimiento de que una sociedad igualitaria es un bien común- ha convertido la vindicación en ideología y ésta en una lucha ininterrumpida en el último siglo. Porque la igualdad, y no seré yo quien insista en ello,  no es una reivindicación sino un derecho no adquirido o más bien un derecho hurtado.

Si la sociedad que hacemos en común no considera que la igualdad es un bien de primera necesidad no podrá  autodenominarse una sociedad democrática.